viernes, 10 de agosto de 2012

EL HOMBRE VESTIDO DE BLANCA VIRGINIDAD Por WALTER GÓMEZ



Cae la piel del hombre vestido de blanca virginidad.

Se derrumban todos sus secretos, aún los ya publicados.

Parado en medio del hedor, suplica paz.

Es en ese momento aparece el hombre de plastilina,

tan bien imaginado por los mediocres,

y le dice:

-“La paz  no existe.

El estado de naturaleza es el odio,

en algunos,

y la resignación en otros”.-

¿Qué tienen de contraposición la paz con la resignación?.-

preguntó el hombre vestido de blanca virginidad.

“La paz no existe porque se sembró el germen del ser humano.

Sin su existencia, la del ser humano,

la paz sería como el aire. No la ves ni la sentís.

Simplemente está.”

En ese momento, en ese preciso instante,

los árboles empezaron a dibujar curvas,

el suelo se comenzó a desgarrar

como finos hilos de cemento,

como carne deshilachada.

El cielo dibujó la forma de un ojo,

y se cerró en un tiempo.

Se pareció a un guiño.

El hombre vestido de blanca virginidad giró su cabeza

y descubrió a una mujer con una pala en su mano.

El agua los empezó a cubrir de manera inversa,

de arriba hacia abajo.

La mujer ya había cavado la fosa.

El hombre vestido de blanca virginidad

dejó de sentir su propio cuerpo.

El silencio se adueñó del momento aún hasta hoy.


*Fotografía Benoit Paille

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada