lunes, 29 de abril de 2013

TU PUTA MADRE Por NOELIA PALMA


Te amo demasiado.
Ya no sé escribir.
El amor excesivo entre nosotros, hasta el horror.

- Marguerite Duras, ESTO ES TODO -
 
1

Te amo, y quiero que hagas con mi amor un santuario. Una especie de cuerpo nuevo.  Que chupes mis pezones como si fueran dos clítoris preciosos, por donde salga otra especie de amor aún más doloroso, un amor casi de madre mientras presiono tu cabeza contra mí, hundiéndote, quizás tratando de creerme que así te protejo y te nutro. Que bajes hasta mi vientre y me beses, que seas suave pero que tus manos se queden en mis tetas, redondeando. Yo voy a decir tu nombre muchas veces. No porque lo olvide con facilidad sino para aprenderte. Que te quedes en mi vientre casi 9 meses, el tiempo justo. Yo voy a presionar tu cabeza contra mí, pero hacia abajo. Que llegues a mi sexo y tu lengua, además de filosa, sea gorda como una pija. Que la uses como una pija. Que me sea inevitable abrir las piernas y vos quieras entrar y quedarte, porque mi sexo es caliente y lo hacés llorar una emoción pulcra. Mi sexo es un amor nuevo y tu lengua, junto con tus manos, me arranca de mi cuerpo y forman un santuario. Yo voy a retorcerme, voy a gritar como las madres cuando están pariendo ese dolor inhóspito y feliz, voy a deformar mi cara para que cada vez me desconozcas y me sientas distinta. Te amo y quiero que encuentres en mi cuerpo a todas las mujeres, en esta intimidad que se masturba entre las grietas. 

2

-¿Qué harías con la teta de una mujer?

-Bueno, me recostaría junto a la teta y la haría feliz. Trazaría un mapa desde mi nombre. Y chuparía durante horas. 
(Él se masturba en su clítoris. Ella se deja chupar, mientras.

Hay una leche excesivamente blanca. Un calostro salva vida, dos ojos rojísimos, una boca enorme haciendo milagro, bebé de probeta, pedacitos de calcio, hierba buena) 


3

Llueve. Hay gotitas. Hay el ruidito de las gotas como una hoguera que va consumiéndose.

Lo que se le arranca al árbol para darle savia vegetal a la piel, parece.

Piedad.

Como La Piedad, te sostengo. Podés querer caerte y todo lo demás.

Yo,

mi teta feliz y yo,

mi teta húmeda y yo, vamos a crear un campo magnético alrededor de tu boca. En lo maternal está tu boca y el amor.

Toda esa leche tibia no debe permanecer en mi cuerpo.

Ni en el tuyo.

               





Noelia Palma es la nueva incorporación de La Letra Tal vez. Nació el 19/10/1984. Fotógrafa. Trastornada. 
Las ilustraciones de sus textos son obra de Jesús Borda, nacido en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Reside en Berazategui, Buenos Aires desde los 7 años. 25/12/1988. Artista. Hidrargirista.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada