viernes, 12 de diciembre de 2014

CRITICA TEATRAL DE LA OBRA "LA RADIO, QUE HAGO YO SIN VOS" de Roberto V. Saunier


  "Rosario y Marga están aferradas la una a la otra, una no puede vivir sin la otra. Hay tres frases claves de los personajes: "Los jazmines no huelen igual en el jarrón que en su planta", "Las noches son iguales en todos lados, oscuras y solitarias" y "Parecemos una misma persona nosotras dos". Éstas nos dan la clave de los pensamientos generales de ellas, su soledad, su espera de "la nada" y justamente la negación de la realidad y alejamiento del exterior. 

  El accionar desde el comienzo de la obra es perfecto, no acaba nunca hasta el final. El llamado "Juego de Actores" que nos quieren hacer comprender David Mamet y Stanislavski, llega a su punto extremo. Hasta podemos hablar de la "Improvisación como espectáculo" basada en la técnica de Keith Johnstone, ya que los personajes concretan la idea de una pieza única e irreproducible en el momento de la función. Muy importante, se entregan a sus fantasías, desde lo corporal hasta psíquicamente. No interactúan con nadie realmente, sólo son "ellas dos, esas dos hermanas" que recuerdan todo el tiempo su juventud y su sexualidad reprimida. 

  Los colores y luces de la escena son cálidos y otoñales: Marrones y durazno por doquier, la comida, los objetos antiguos, la ropa, esto me llevó a imaginar y sentir los aromas del ambiente. Es muy difícil llegar a ese clímax, y ellas lo logran en el espectador. El clima es veraniego y tranquilo, la contradicción de los movimientos, acciones y controles de los personajes. La música, perfecta: La radio es el objeto que jamás faltará en escena, es un objeto que, justamente hace al desencuentro de las hermanas, una la apaga y la otra la enciende (constantemente ambas), y a medida que pasa el tiempo se revelarán secretos familiares que tal vez sean verdaderos o tal vez sean inventados; jamás lo sabremos. Es una interpretación libre.

  Moviliza mucho con tan sólo pensar de quedarte al lado de una persona para no estar sola o someterse a ella, porque ese es el juego principal de los actores en éste caso, una es más nostálgica y fantasiosa, e incluso sensible. La otra, es más controladora y manipuladora. Se presentan desencuentros entre ellas, sin embargo, no podrán estar separadas jamás.

  El arraigo, la soledad, los recuerdos, los aromas y las acciones en ésta obra es cotidiano, y a la vez, extraordinario y fascinante. Como dijo Oscar Wilde "A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante". 

SABADOS  21 hs
BRILLA CORDELIA
Perón 1926, casi Riobamba
Reservas: 3972-7626
Entradas: $70 ( Descuentos a estudiantes y jubilados.) 
 
 
Actúan: Matías Barki y Mariano Espinosa.
Dramaturgia: Roberto V. Saunier
Diseño y Realización de Escenografía y Dirección de Arte: Laura Sánchez
Música: Sofía Escardó
Diseño y Puesta de Luces: Joel V. Saunier Rébori
Edición y Efectos de Sonido: Alejandro Ojeda
Voces en off: Débora Binder y Alejandro Ojeda
Prensa: Laura Castillo
Asistente de Dirección: Juan E. Veliz
Dirección y puesta en escena: Roberto V. Saunier
               Crítica: Florencia Campetelli 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada