martes, 1 de octubre de 2013

CRÍTICA TEATRAL A LA OBRA LOS HECHIZADOS - de HÉCTOR LEVY-DANIEL


 
 
El domingo 29 de septiembre, La Letra Tal Vez estuvo invitado a NoAvestruz (Humboldt 1855, Palermo) para presenciar la obra “Los hechizados", de Héctor Levy-Daniel, inspirada en la obra del dramaturgo británico John Ford "Lástima que sea una puta".

El amor incestuoso, es el tema central alrededor del cual gira la obra.

Desarrollada sobre un escenario austero, sin embargo, el trabajo se muestra impecable apoyado en actuaciones bien destacadas y cargadas de pasión, siendo un verdadero ejemplo de cómo se puede hacer teatro de excelencia con pocos recursos.

La trama transcurre en nuestra Pampa, Juan y Ada son hermanos de una familia de campo y mantienen una relación incestuosa que ocultan durante muchos años.

Los campos de su padre, Franco, se ven afectados por las continuas lluvias e inundaciones y lo ponen al borde del abismo económico.

Este se ve obligado a malvender esas tierras. Pero un joven millonario, Toranzo, le ofrece comprarlas al valor real que tenían esas tierras cuando estaban en buen estado, todo a cambio de que Franco le ceda a su hija para casarse.

Luego de las nupcias (a la que Ada y Juan se resisten) Toranzo descubre el secreto de los hermanos y pone en práctica un cruel mecanismo de venganza.

La puesta no tiene baches, y eso se destaca en como el público sostiene la pulsión a lo largo de la obra. Los textos son concretos, con diálogos muy bien interpretados. 

Ficha Artística-Técnica
Actúan: Maia Francia, Pablo Razuk, Martín Ortiz, Enrique Papatino, César André, Silvia Villazur
Escenografía y vestuario: Alejandro Mateo
Diseño de iluminación: Ricardo Sica
Música original: Sergio Vainikoff
Diseño coreográfico: Teresa Duggan
Diseño gráfico: Marcelo Farías
Fotografía: Camila Levy-Daniel
Realización de escenografía: Verónica Grau
Prensa: Marisol Cambre
Asistente de dirección: Ramiro Delgado
Dramaturgia y dirección: Héctor Levy-Daniel
 
Podríamos redondear diciendo, sin temor a equivocarnos, que esta obra podría lucirse en las marquesinas de las grandes salas teatrales de Buenos Aires.

Muy recomendable!
 
 
Crítica realizada por Ariel Fabián Gómez

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada