miércoles, 13 de mayo de 2015

CRÍTICA TEATRAL A LA OBRA "NO INVENTES LO QUE NO QUIERAS QUE EXISTA"



Un atardecer me lleva por extraños pasajes. Tengo “ El pecado mortal” en mis manos y paso las hojas. Silvina asiste meditabunda y maníaca. Desafío una puntuación, hago un espacio, corro las palabras, empujo todo al ritmo de un tren. Leía sus cuentos con insistencia de percibir lo que quedaba por fuera. Así llegué a un lugar fantástico, como uno de sus cuentos, donde los seres se narran, los lugares se hacen, adornados de trifulcas por amor y miradas ventaneras.

Palabra como mosaicos. Acceso a mundos virtuales que se hacen vida, remembranzas…tiranías; que infunden en el cuerpo la locura, la pasión, la tristeza. Allí se ufanan los creadores. Silvina gobierna ese mundo pegado al techo de la Ciudad de Buenos Aires.

 No inventes lo que no quieras que exista es un rompecabezas. Las piezas, ordenadas camino al cielo, habitadas cada una por cuentos de la poetisa, nos llevan a través del amor y un irreconciliable costado enfermizo; la envidia por la admiración; las taimadas confesiones litúrgicas donde el habla se tensa con la palabra eterna; la agresividad en la semejanza; y el entrañable ajuar frente al despojo. En la cúpula del Edificio Bencich, fuera del tiempo, estos cuentos se hacen piel gracias a la sublime actuación de Florencia Carreras y An Dopslaff. Todo parece un juego de dioses griegos con un violín de su lado. Y a una cuadra de la Plaza de Mayo.

Silvina Ocampo, controversial, inconmensurable, vastedad de palabras y silencios acomodados con química precisión o irascible espontaneidad. Poetisa, cuentista, novelista…amante…solitaria, citadina. Versión de un rostro que la palabra ha hecho, biselado, con lo real de lo fantástico y lo fantástico de lo real.

La pieza dirigida por Agustín León Pruzzo, es un retrato de esta trascendental figura de la literatura argentina. Es una obra, pero también una vivencia metafísica. Tanto el elenco, su director, como aquellos que han hecho posible esta genialidad, se les fue de las manos. Parece un cuento. Además de un espacio increíble, la obra nos invita a pensar y reír con un nivel extraordinario. Es conmovedora, irónica, atrapante…

Escribir puede ser un exilio de “la” realidad. Las texturas cambian, lo áspero es suave, el débil es fuerte, el ruido es palabra y viceversa. Nadie nos cuenta la historia nunca contada. Gracias a Silvina Ocampo sabemos que “el mundo” es solo una lengua abreviada.

No inventes lo que no quieras que exista se presenta los Viernes 20:45 hs en Estudios Caracol, ubicados en la Cúpula del Edificio Bencich, Diagonal Norte 615 CABA
Ficha Técnica
Elenco:  Florencia Carreras
                An Dopslaff
Violín en vivo: Eugenio Chuke Estela / Escenografía: Victoria Saravi / Luces: Gastón Noél Zurzupi /Utilería: Osvaldo Tello / Fotografía: Álvaro Alonso / Diseño Gráfico: Francisco Cibils / Asistencia general: Marcos San Millán /Prensa: Silvina Pizarro/ Producción: Florencia Carreras y Estudios Caracol / Dirección y puesta en escena: Agustín León Pruzzo   

Prensa Silvina Pizarro
Crítica: Guido Facile


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada