jueves, 2 de marzo de 2017

CRÍTICA TEATRAL DE LA OBRA "FILOMENA MARTURANO"



Un estridente sonido de campanas, un inquietante coro mortuorio y un casamiento alrededor de un sillón donde yace una moribunda nos introducen en la historia de una mujer pendiente de sus conflictos con su pasado y de sus inquietudes sobre el futuro, llamada FILOMENA MARTURANO.

En ésta versión de DANY MAÑAS que nació en el Teatro 25 DE MAYO donde se presenta actualmente y que luego se exhibió durante siete meses en EL NACIONAL de la calle Corrientes para luego iniciar una gira que recorrió más de veinte ciudades de nuestro país, y bajo la detallista dirección de HELENA TRITEK y acobijados bajo una bellísima  escenografía nos encontramos con CLAUDIA LAPACÓ y su inmensa impronta en la piel de Filomena, y con el excelente manejo escénico de ANTONIO GRIMAU representando a Doménico, el exitoso empresario que ha pasado tres décadas al lado de Filomena, pero que al mismo tiempo se ha empeñado en desandar su vida al margen de ella y de sus sentimientos. Filomena convive con ese dolor a diario, pero tiene un objetivo, y en pos de lograrlo confiesa su secreto mejor guardado; Un secreto que es, al mismo tiempo, su ansiedad más profunda y la razón de su existir.

Éste secreto es el disparador que abre el camino para el desarrollo de la trama y permite la aparición de los demás personajes participantes de ésta historia; En ellos reside el humor ingenuo y de época (recordemos que es una obra de la posguerra, estrenada por primera vez en 1946) que dejan vislumbrar en pequeños pases de comedia: tres muchachos muy diferentes entre sí pero que tienen algo en común (Talo Silveyra, Ignacio Pérez Cortés y Luciano Correa, que además de su participación humorística demuestran un gran talento para el canto) a quiénes Filomena reúne para ser partícipes de la revelación de su gran secreto; Una enfermera devenida en amante de Doménico (María Rojí, quién también deslumbra en su participación vocal), las increíblemente extrovertidas y simpáticas intromisiones de la infaltable ama de casa (Milagros Almeida), y un abogado (Hernán Jiménez) de grotesca performance.


En éste devenir de personajes disfuncionales se nos presentan situaciones a veces jocosas, a veces nostálgicas, otras de una gran tensión y de vuelta al humor, todo dentro de un marco donde el amor, la traición y la pertenencia figuran como el eje principal, y siempre con un ritmo que, si bien nunca es vertiginoso, tampoco muestra una mueca de flaqueza, gracias a la notoria categoría de los actores y actrices participantes.

El final no conlleva una gran sorpresa ni resquebraja los cimientos de los sentimientos del espectador pero lleva alivio y alegría a los mismos, quiénes no pueden dejar de admirar y reconocer que FILOMENA MARTURANO, MATRIMONIO A LA ITALIANA es una obra merecedora de continuar en cartel, más que nada para los amantes del teatro clásico del siglo XX.

Funciones: miércoles y jueves 20h, viernes y sábados 20 y 22h., domingos 19h.
Entradas: $150/$200-. Día popular (miércoles y jueves) $100-.
Lugar: Centro Cultural 25 de Mayo (Av. Triunvirato 4444)

Ficha técnica:

Elenco: Claudia Lapacó, Antonio Grimau, Talo Silveyra, Ignacio Pérez Cortés, Luciano Correa, Milagros Almeida, Hernán Jiménez y María Rojí.
Tocados: “Tolentino” de Sevilla
Zapatos de la Sra. Claudia Lapacó: Deattar
Zapatos de hombre: Paso de hombre
Vestuario del Sr. Antonio Grimau: Ermenegildo Zegna
Vestuario de la Sra. María Rojí: Leticia Carosella (Rodríguez Peña 1815)
Coordinación de vestuario y ambientación: Dany Mañas
Diseño de luces: Gisela Marchetti
Montaje y realización de escenografía: Didac Estudio
Fotografía: Machado-Cicala-Morassut
Diseño gráfico: Lucila Gejtman
Arreglos y dirección vocal: Matías Ibarra
Stage manager: Martín Henderson
Dirección de producción: Roni Isola
Directora repositora: Dalia Elnecavé
Diseño de escenografía original: Eugenio Zanetti
Producción general: Dany Mañas
Prensa: Octavia Comunicación y Gestión Cultural
Crítica: EL CRONISTA AJENO



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada