viernes, 28 de junio de 2013

PERMANEZCO - Un Poema de ANA ALBANECE



Un aroma añejo me permite sobrevivir,

entonces pienso

en las cosas a las que subsistí…

Del calor de un viaje etéreo

rescaté la llegada.

Sobreviví a un vientre,

 a mi inicio,

a un palpitar desconocido,

a un respirar sin nombre

Sobreviví al llanto,

al grito,

a los abrazos que no me correspondían.

Sobreviví a la luz del sol,

a la oscuridad,

a los besos que no llegaron.

Sobreviví al vuelo ajeno,

al derrumbe,

a las manos que me sostuvieron.

Sobreviví al desacuerdo,

a vos, a él y a todos ellos.

Sobreviví a la muerte,

o eso creo,

a la memoria descobijada.

He sobrevivido a tanto

y de tanto estoy lejos.

Supongo que no está mal haberlo hecho,

he sobrevivido

¿ qué más puedo pedir ?

Mi aliento sostiene

una palabra,

un adiós,

una despedida,

el final no está dispuesto,

por eso sigo sobreviviendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada