lunes, 24 de agosto de 2015

CRÍTICA TEATRAL DE LA OBRA "INFANCIA Y EXILIO"




Infancia y Exilio – Dir.: Juan Freund


“Los acompañaron hasta la descomunal exposición,
Ante el inmenso collage donde había sueños, 
huesos, ilusiones, miedos,
Pero ningún rostro.”

Beatriz Iriart. La exposición


Recordar el pasado no es algo sencillo. Pareciese que esto solo lo hacen algunos nostálgicos que vuelven una y otra vez a lo mismo. No es tan así. La infancia detuvo el tiempo y le dio razones al futuro para que ese capítulo no sea solamente un instante fugaz, un reloj que desistió o una pared gastada…sino para que eternamente nos llame. Los días guardan esa carta prístina que allí se escribió.

Soy un niño. Un hogar me aloja. Las palabras de mi padre y mi madre hacen de esto un lugar cálido. Tengo el visto bueno de las estrellas, y hasta los objetos me contienen en su rutina. Yo juego porque es mi derecho… Soy un niño judío nacido en 1930 que vive en un pueblo al que llaman con un tono apoteótico Alemania. Algunos seres a los cuales no entiendo dan discursos guturales, con gestos de enojo mezclados con frenesí; adornados de banderas y desfiles. Las caras parecen transformarse. Otros tienen rostros de preocupación. De a poco siento una brecha en el ánimo de mis padres con la gente y conmigo. Los años que siguen me van a enseñar una palabra que es desarraigo…y no me dejan ni el tiempo para encontrar un porqué.

Infancia y Exilio es una obra autobiográfica de Juan Freund, dramaturgo, sobreviviente del holocausto. Revive sus años de tránsito por diferentes países e instituciones hasta el fin de la guerra. Esto es el crecimiento de un niño junto a su familia durante la persecución y el  exilio. La esperanza y la fortaleza de su madre y su padre empujan su trayecto por el mapa.



Esta emocionante obra se estructura de una manera genial. Peter, en los pies de Julio Marticorena, nos cuenta la historia como una reconstrucción de su camino a partir de la expulsión de Alemania junto a su madre y el infinito derrotero tratando de huir del régimen nazi. Un niño que se sobrepone al miedo y forzosamente aprende nuevos cultos e idiomas. Tanto el texto como los actores hacen de esta pieza una belleza de relato sin mermar el sentido trágico de la historia. Esa visión infantil se alterna con el dolor del destierro siempre latente. No encuentro palabras para describir el final. Las lágrimas me lo hicieron comprender. Sublime.

Una infancia desgarradora deja eternamente marcas. Hay seres malvados. Como los hay otros, muchos, la mayoría de las veces sin nombre, que en un mínimo detalle nos recuerdan la dignidad humana.

Estas viñetas en el relato de la infancia de Juan Freund , por siempre nos enseñarán lo ilimitado del poder de la esperanza, aun cuando la desidia se derrame de manera tan desatada.

Infancia y Exilio se presenta los Domingos 18:30 hs en Auditorio Ben Ami, Jean Jaures 746 CABA.

Ficha técnica:
Elenco: Mariel Rosciano
              Julio Marticorena
Música: Sergio Vainikoff/ Iluminación: Nora Roncari/ Sonido: Marina Roncari/ Multimedia: Christian Chapi/ Escenografía y vestuario: Leo Pizzuto/ Dramaturgia y dirección general: Juan Freund. 

Prensa: AW Prensa
Crítica: Guido Facile


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada