lunes, 11 de abril de 2016

CRÍTICA A LA OBRA TEATRAL "CAFÉ IRLANDES"






Café Irlandés – Dir.: Eva Halac

Una nube gris encuadra varios años de nuestra historia no tan lejana…Turbulenta, poco amigable a las verdades, tiñe los días sucesivos a la “libertadora”. Los códigos marciales proclives a las reglas y el orden dejan su reguero a modo de amansadora  social. Pájaros de acero escupen la hiel por los cráteres de la plaza del pueblo. Y así seguimos con la cuenta nueva. El aluvión debe ser educado, desahuciado de sus imágenes “corruptas”, principalmente de aquella tan simbólica…esa mujer, ese ser de humanidad peculiar que estaba en el ajuar del niño, en el overol de un padre, en la dignidad de una madre.

Circa 1961, un pueblo se pasa subrepticio rumores del destino de Eva. No conformes con la diatriba, el gobierno militar decidió el rapto de la figura que el doctor y taxidermista Pedro Ara había inmortalizado sintéticamente. Cada maniobra oscura tiene el sello de los generales. La política fluye entre progresistas despistados, la visita de Guevara y los defensores de CONINTES. Como dos buenos amigos reunidos por las letras, Tomás Eloy Martínez y Rodolfo Walsh encaran una investigación. El inicio sólo es causa de la picardía de Martínez y del trabajo obsesivo por lo encriptado de Walsh. Pero todo irá cediendo a la sensibilidad de ser parte de un pueblo en llamas.

La experiencia cubana del irlandés se hace notoria en sus perspectivas: busca datos y testigos, no sólo que permitan dilucidar el destino del cadáver, sino para echar luz en su propia inquietud. Eloy Martínez por el contrario se yergue como un pícaro escritor, algo desinteresado del valor de la verdad, quien se ufana de dar vida propia a los rumores. Es la interpretación misma de los hechos la veracidad…lo único que moviliza al “pueblo”.  

Simultáneamente, el Coronel Carlos Moori Koenig y su mujer viven el calvario de la justicia popular. El engaño por infiltrados y los atentados llevan al matrimonio al borde del paroxismo. Investido de su rango y sus deberes, es el coronel uno de los responsables principales del secuestro del cadáver. Asediado por la prensa y ese inquieto irlandés, decide urdir un plan para confesar aparentes historias sobre los sucesos. Walsh entrevista a este ser oscuro. La mejor parte la lleva Eloy Martínez que en un arrebato de sacrificio por el periodismo decide hacer el seguidismo a la mujer del coronel.

Café Irlandés: pieza única, excelente. La literatura y la política dan vida a estos personajes que recorren bares y cines tratando de resolver el acertijo. Cada segundo amplifica la desconfianza en las fuentes y en los datos. El suspenso entreverado con el humor y la crónica hacen de esta obra un logro incomparable. Llueven los aplausos para semejante elenco y dirección.

La sensibilidad social de Walsh y la sagacidad de Eloy Martínez, se funden en una amistad única. Hay habladurías que afirman que el cuerpo se encuentra paseando por diversos puntos de la ciudad; otras, que el recado fue sepultado bajo nombre falso en Europa. Precisamente serán dieciséis años de rumbos desconocidos. A pesar del destino trunco de la investigación, ambos escritores inmortalizaron el caso en sus letras.

Café Irlandés se presenta los Domingos 18 hs en Teatro El Tinglado, Mario Bravo 948 CABA.

Ficha técnica:
Elenco:
Nicolás Dominici (Rodolfo Walsh)
Federico Lama (Tomás Eloy Martínez)
María Ucedo (Esposa del Coronel)
Guillermo Aragonés (Coronel)
Diseño gráfico: Andrea Torti /Fotografía: Guillermo Monteleone / Escenografía y vestuario: Micaela Sleigh / Asistencia de escenario:Vannesa Giraldo / Música: Juan Cristóbal Sleigh / Diseño de Luces: Miguel Solowej / Prensa: Octavia comunicación / Producción ejecutiva: Demián Kaltman / Asistencia de dirección: Érika Estiz / Dramaturgia y dirección: Eva Halac 

Crítica: Guido Facile


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada