lunes, 13 de junio de 2016

CRÍTICA A LA OBRA TEATRAL "LA CASA ROSMER" INTERVENCIÓN IBSEN EN QUERIDA ELENA





Entrar a Querida Elena es entrar a un lugar mágico...

Al principio, solos a la luz de las velas, un licor, una televisión desde donde nos habla de su obra, y frases sueltas en papeles, que podemos elegir  al azar...

Dice Ibsen…”Un verdadero espíritu de rebeldía es aquel que busca la felicidad en esta vida.¨  Si él buscaba la felicidad, no lo sabemos, pero sí sabemos que estaba dotado de un gran espíritu rebelde que buscaba decir, contar , mostrar, mas allá de lo bien visto, gritar verdades y secretos , que rompió con las estructuras y fue juzgado y señalado por eso mismo. Dio luz y abrió camino a una nueva forma de decir.

La casa Rosmer es ir hacia atrás... ya no estamos acá, estamos dentro de sus personajes, de sus vidas y pasiones, no hay escenario formal, los actores se nos pasan por delante, nos cruzan, nos atropella su energía, nos trasladamos en el tiempo, y por un instante estamos en Noruega, sentimos el frío, la desolación y la soledad  de sus almas, el dolor, el amor desencontrado, la locura, la pasión, la muerte...

Es una obra, que no tiene estructura formal de obra, mas bien, es un conjunto de instalaciones encadenadas, que se materializan en Querida Elena, y en sus rincones. 

Magia en estado puro, personajes vestidos de época, nos salpican párrafos y fragmentos de La Casa Rosmer, los vemos sufrir, huir, amarse, odiarse, jugar, gritar... y se entremezcla la ficción con el frío real de una noche de invierno en Buenos Aires, y estamos ahí, en un patio, somos arrastrados por esa química que se forma entre lo irreal y nuestra corporeidad, que de a ratos se nos hace sueño, y pareciese que solo nos dedicamos a trasladarnos en el tiempo y espiar tragedias de antaño.




¨Perderlo todo es ganarlo todo, porque no se posee eternamente más que lo que se ha perdido.¨  Nos dice Ibsen entre tantas cosas que nos ha legado... lo poseemos eternamente entre la magia de sus letras... y se convierte en lo sublime sin tiempo, como todo Arte en estado puro.

Equipo de Querida Elena en Realización Integral

Dirección de Arte: Eduardo Spindola
Dirección Técnica: Rodrigo Mujico
Vestuario: Paula Molina
Asesoramiento: María Mensi
Difusión: Correydile Prensa
Producción Ejecutiva: Paola Gómez
Coordinación de Producción: Claudia Díaz
Producción General: Querida Elena
Idea y Dirección General: Mónica Benavidez

Fichas técnico-artísticas de las obras que participan de este Ciclo
(Todos los actores y participantes por orden alfabético)

IBSENIANAS/performance/videoinstalación
Textos: Silvia Goldstein
Actúan: Jorge Albajari, Julia Azar, Alberto Carmona, Nara Carreira, Macarena Fuentes, Guido Grispo, Adriana Karababikian, Darío Serantes
Músico: Adriana Karababikian
Actuación en video: Daniel Krichmar, Vicente Zito Lema
Videos: Silvia Goldstein, Sergio Klanfer
Realización de objetos: María Emilia Marozzi
Asistencia de dirección: Marina Fredes, Florencia Marrochi
Dirección musical: Sergio Klanfer
Concepto, Puesta en escena y Dirección: Silvia Goldstein



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada