lunes, 1 de agosto de 2016

CRÍTICA A LA OBRA TEATRAL "LA OMISIÓN DE LA FAMILIA COLEMAN" - Dir.: Claudio Tolcachir




La Omisión de la familia Coleman Dir.: Claudio Tolcachir      
   

Un hogar se sostiene de pura ilusión. Juntar sus miembros y sus cosas es lo mínimo: hay peleas, cariño, celos, tránsito de bienvenidos, despedidas…Todo enlazado por un gran relato que tiene mucho de cultura, con ciertos roles y obligaciones instituidos por una costumbre lejana, quizás mística, de asistir a ese que es parte del mismo buque.

No hay modelo de familia porque el desarreglo es su base. Las piezas encajan a la fuerza. Sin embargo algo las retiene, como puede ser la historia, o la investidura de algún abuelo, o abuela…o “un” padre. Subidos en este primer tren por la vida, “pertenecer” siempre nos da una brújula.

La familia Coleman, descompuesta por cuatro hermanos, la madre y la abuela, vive como puede. El dinero escasea pero el desvarío le quita motivos a la desesperanza.  Los hermanos fueron sorteados en la lotería de los apellidos, dos de un padre, dos de otro…pero hay uno que parece que no está registrado. Adjuntas a ellos, su madre Memé (maravilloso caso) y “la” abuela, que entre picardía y afecto ocupa un lugar casi idolátrico. Su palabra es la única que inscribe algo en estos jóvenes.

Solamente una de los hermanas, Verónica, pudo “huir” del seno de este hogar… y  se pavonea con talante junto a un obediente remisero (Hernán). Sus tareas y comodidades de mujer casada la alejan del hogar disparatado.

Una emergencia médica con la abuela los convoca.  Marito hostiga a Verónica en su eterna querella con los “enanos”; el dinero falta; la mochila de Damián ávida por objetos ajenos; Gabi preocupada y Memé encantada por las canillas. La familia unida en la desgracia exhibe sus locuras.

La Omisión de la familia Coleman es una pieza tragicómica única. Un excelente texto pone sobre tablas un desorden de estructura. Esta familia esquiva los problemas con extravagante impunidad, lejos de las angustias y las reglas. Cada personaje aporta humor muy suspicaz en la trama. Las actuaciones, junto a una dirección espectacular, resultan en esta obra imperdible.

Las desdichas dependen del cristal con el cual se ven. Una noticia desmorona todo este endeble lazo familiar…otra pasa desapercibida. Algo hace ruido cuando hay alguien atento. Lo demás…chi lo sa?

La Omisión de la familia  Coleman se presenta los Viernes 22:15 hs y Domingos 21:45 hs en Paseo La Plaza, Av. Corrientes 1660 CABA

Ficha Técnica

Elenco:
Cristina Maresca (Abuela)
Miriam Odorico (Memé)
Inda Lavalle (Verónica)
Fernando Sala (Marito)
Tamara Kiper (Gabi)
Diego Faturos  (Damián)
Gonzalo Ruiz (Hernán)
Jorge Castaño (Médico)


Asistencia de dirección: Macarena Trigo / Diseño de luces e iluminación: Ricardo Sica / Prensa: Marisol Cambre / Fotografía:Giampaolo Samá / Diseño gráfico: Johanna Wolf / Asesoramiento en espacio escénico: Gonzalo Córdoba Estévez / Producción general: Maxime Seugé y Jonathan Zak / Libro y dirección: Claudio Tolcachir

Crítica: Guido Facile


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada