domingo, 5 de abril de 2015

CRÍTICA A LA OBRA TEATRAL "SÍNTOMA" de GUILLERMO SALZ




El sábado pasado fuimos a ver “Síntoma” una propuesta creada por Guillermo Salz y dirección de Daniel Zaballa, protagonizada por Hugo Dezillio, Gustavo Oliver y Viviana Suraniti. Esta obra nos transporta a una sesión de terapia. Todo lo que no se dice. El cuerpo de un hombre que vibra, una convulsión constante. Un histeriqueo con la muerte que mira desde un costado, imposible que se termine lo que nunca fue.

La piel, la disociación constante del decir y sentir, el miedo crónico por ser uno mismo, de enfrentarse al espejo de la cruda realidad, la necesidad de arrancarse el dolor de la piel, el cartón numérico y la escala amnésica hasta el cinco ¿de quién es? ¿como se llega a la verdad? La única salida parece ser la muerte pero el vaso de agua purifica como si fuera agua bendita. La mentira se estrella como las gotas contra el piso. La verdad se asoma tímida por una rendija.

Síntoma es la historia de un hijo de padres desaparecidos, que busca, sin saberlo del todo, las huellas de su identidad. La mentira que desgarra y hace que el cuerpo vibre. Una historia de vida que estalla en mil pedazos para dar luz a la verdad que da esplendor después de estar enceguecida por tanto tiempo. Dando esperanza.
Un hombre en terapia y una familia astillada, sin identidad aparente, rota y quebrada por los engaños. Muestra la historia perdida y oculta de una sociedad que estando desgarrada se vuelve resiliente, se adapta y sobrevive. Una historia que te eriza la piel, una verdad tan escondida que te parte el alma.

El espectáculo fue Ganador del Concurso de Teatroxlaidentidad (Edición 2014), con un jurado integrado por: Gilda Bona, Luis Cano, Claudio Da Passano, Teresa Gatto, Mauricio Kartun, Román Podolsky, Sergio Rower y Martín Salazar.

Brillante las actuaciones y una musicalización genial acorde a los momentos y los textos.

“Síntoma es una pieza que nace a partir del deseo de recorrer los efectos sociales que, una y otra vez, se multiplican ante la apropiación de bebés y el cambio de su identidad. Pasados los años, ese crimen horroroso no puede sino tener sus ‘daños colaterales’ en el cuerpo social y recrea nuevas víctimas: los hijos de los apropiados, las familias que ellos forman, las familias que encuentran y las que dejan atrás. El recorrido de un ser que ya no puede dejar de bucear en su propia historia, a pesar del dolor y los obstáculos que su propia psiquis le pone por delante”, comenta Guillermo Salz

Ficha Técnica:
Hugo Dezillio (Doctor),
Gustavo Oliver (Leonardo)
Viviana Suraniti (Eva).
Asistente de Dirección: Maite Salz
Diseño de Iluminación: Fabián Molina Candela
Fotografía: Ariana Caruso
Producción Ejecutiva: Guillermo Salz;
Dirección: Daniel Zaballa
Prensa: Silvina Pizarro

Podés disfrutar de ésta obra todos los sábados a las 21 hs hs. en el Teatro El Crisol, ubicado en Scalabrini de Ortiz 657, Capital Federal // Entrada $100.- (Est. y Jub. $80)


Crítica por Ro Martinez
Edición: Dan Meilinger  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada