lunes, 14 de abril de 2014

ABOLIDO (PARTES 1 y 2) Por LAURA SOLEDAD BERALDI




ABOLIDO



Hasta que encuentres a un mejor amante

O te encuentren

Ese es el caso cuando dos individuos se encuentran, parece cliché, dicen sexual como todo el tiempo, es cierto, sí. Lo es. Todos todo el tiempo tenemos la sexualidad en la mente porque es la forma de la materia que nos define.

Y cuando dos almas se “atran” (ha quedado atraen-atan) tanto es así como el grosor de esta piel no es interferencia, es allí que decimos que hay amor. Por lo que sea lo hay. Y después nuestra mente que necesita encajar y lo dispone, así, y hablamos todos, y reímos en la mesa y somos felices.

El tema aquí es lo estipulado en años anteriores, no es antiguo, no es nuevo y tampoco está oxidado. Está presente pero por historia, en la práctica pasa esto y todavía estamos tratando de entenderlo. No se entiende. Por qué.

Por qué podremos vernos como bolas azules de billar, chocando unas con otras, con bordes, esquinas, y pasarnos cerca y detenernos. Y que algo nos pegue, y el viento y lo verde.

Todos en una misma línea. Todos del mismo material y propiedades.
Y si dos bolas, quedamos mirándonos, y por el momento en el que yo estoy pensando qué juego hacer, qué movida desplegar, cómo acertar, tomo un sorbo de lo que tomo y pienso. Y si por el momento que para mi fueron minutos, para esas bolas ha pasado un segundo y una eternidad?
Y se amaron allí fue cuando reprodujo, una ráfaga. Es un impacto, de una sola vez que ilumina y transforma al mundo. Ese fuego nunca es igual. Y si quedaste fascinado como los bichos a la electricidad entonces no vas a querer que te golpeen una vez más, ni que yo tenga que jugar.

La bola se quería quedar mirando su bolo. Lo siento, su bola, eran dos cilindros enamorados. Ellos no querían y la vida los rodó de nuevo.
Nunca se olvidaron.
Viven en el mismo paño. 


 
 
Abolido 2



Es que lo dicho antes refería a algo, súbitamente olvidado ya que ya yo no lo creo. También miento, lo dije, la unión premeditada pasada o futura, es una de las consciencias del querer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada