jueves, 15 de septiembre de 2016

ENTREVISTA LITERARIA CON LA ACTRIZ Y DIRECTORA MERCEDITAS ELORDI




LLTV: Los tres libros más importantes que hayas leído o que mayormente te constituyeron como persona.
ME: Apenas había aprendido a leer,  mi mamá me  regaló La Cabaña del Tío Tom y Mujercitas. Elegí primero La Cabaña del Tío Tom, por las ilustraciones. Me costó mucho leer todo el libro y no sé cuánto tiempo me llevó, pero quedó grabado en mi memoria. La desgarradora historia de la esclavitud, que era algo desconocido para mi corta vida, me sensibilizó completamente. Soñaba con ese hombre escapando, saltando charcos. A lo largo de mi vida, el tema del sometimiento esclavo en todas sus formas me sigue provocando de la misma forma. Cando cumplí dieciocho años, una amiga me regaló el libro Poemas de Otros, de Mario Benedetti. Yo no lo conocía. Recuerdo que me dijo que lo cuidara porque no se conseguía en librerías. Era el año 1976 y el autor uruguayo estaba prohibidísimo por la dictadura. Tanto amé ese libro que aprendí todos los poemas de memoria y los recitaba en cuanta reunión podía. Soy hija de una gran escritora, Raquel Guidi. Desde chica compartí con ella su mundo literario. Su primer libro Poemas Emancipados, publicado por el Fondo Nacional de las Artes, fue también mi primer libro de poemas. Yo tenía trece años y estuve en su presentación con dos poesías, Vestido obrero y Vestido de fiesta. Nunca escribí poesía, pero leí mucho con ella y mi estilo de escritura teatral tiene claramente la impronta poética.

LLTV: ¿Último libro que leíste?
ME: Hace muy poquito volví a leer El diario de Adán y Eva, de Mark Twain. Lo había leído hace mucho y me reencontré con esos textos hermosos viendo la obra.  

 

LLTV: ¿Qué libro te marcó algo para siempre y por qué?
ME: GAIA. Una nueva visión de la vida sobre la tierra, de J. Lovelock. Un libro que explica una teoría sobre los mecanismos de regulación a nivel planetario. Yo estaba terminando mi licenciatura en biología. Esta teoría  tiene casi cuarenta años, así que ya no es nueva. En ese momento, me permitió aclarar e integrar lo que venía estudiando. No es una obra literaria, pero vale, porque también tiene que ver conmigo.

LLTV: ¿En qué circunstancias escribís?
ME: Escribo cuando tengo una motivación concreta. Todavía no me considero de esos escritores que andan capturando imágenes por la vida con su libreta de anotaciones. Creo que me falta para eso. No siento que sea una escritora de oficio. Pero claramente, siempre que escribí algo, fue porque la provocación estaba presente, ya sea como una hipótesis de trabajo, una investigación o una práctica de taller. Hay una fuerza generadora que hace que empiece a escribir y no quiera parar.

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a tomar un café, y por qué?
ME: Invitaría a Don Quijote y dejaría que me cuente todas sus aventuras con lujo de detalles. Yo, muda.


LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a comer en tu casa dispuesta a divertirte y pasar un buen momento, y por qué?
ME: Madame Bovary. Hablaríamos de aventuras amorosas y ella estaría menos atormentada.


LLTV: ¿Recordás qué libro te generó muchísima expectativa y te defraudó en la misma o mayor proporción?
ME: Ensayo sobre la lucidez de Saramago. Había leído Ensayo sobre la ceguera y había quedado impactada por su estilo de escritura transgresora y atrapante. Acto seguido, El evangelio según Jesucristo. Y no me pasó lo mismo. Tal vez yo no estaba muy lúcida. Debería darle otra oportunidad.

LLTV: ¿Qué cosa es lo que más te sorprende de la humanidad?
ME: Me sorprende la evolución, la capacidad de adaptación y el amplísimo espectro de capacidades, para lo más noble o lo más oscuro y perverso. El bien y el mal, todo en la misma especie. Los descubrimientos más asombrosos para mejorar la vida, el amor infinito y la capacidad destructora sin límites. Todo en uno, es mucho.


LLTV: “Entropía o el orden de lo vano” es una obra tuya que está en cartel en el teatro Belisario, Av. Corrientes 1624, CABA. ¿Con qué se va a encontrar quien asista a verla?
ME: Una historia cercana y bella. Una obra en donde se ve un gran trabajo integral del equipo artístico. Dos actores muy talentosos, Belén Fernández Díaz y Pablo Pieretti que se entregan al juego teatral. Ya hace un par de funciones que empecé a sentir que la obra les pertenece a ellos. Cada vez más, la miro con ojos de espectadora y no de autora y directora.

LLTV: ¿Cuánto tiempo lleva en tu cabeza esta obra y cuál fue el disparador?
ME: Se había caído un proyecto teatral y en él venía trabajando sobre la hipótesis de la mujer irrumpiendo el pensamiento masculino. Ese fue el disparador, un proyecto frustrado fue la semilla que dio lugar a Entropía o El Orden de lo Vano. Esto sucedió en octubre del año pasado.

LLTV: ¿En qué otros proyectos estás trabajando?
ME: Estoy trabajando en una versión libre de Tartufo de Moliere, que se estrenará en octubre. Es una obra que tiene muchos cruces con la realidad concreta a partir de un hecho ocurrido en 1975, pero que sostiene en toda su extensión el espíritu de Moliere y la hipocresía de Tartufo. Además, estoy trabajando como actriz en la obra Mis Tres Hermanas. Sombra y Reflejo, de Marcelo Savignone, inspirada en Tres Hermanas de A. Chejov.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada