viernes, 13 de junio de 2014

CRÍTICA TEATRAL A LA OBRA "UNA NOCHE CON EL SR. MAGNUS & HIJOS" Por LAURA SOLEDAD BERALDI



Sr Magnus e hijos  

Hola a todos. Esta vez te charlamos un poco sobre “Una noche con el Sr Magnus e hijos”, de Ricardo Monti, dirigida por Noelia Rufat. En escena Diego Lorenzo, Flavio Abraldes, Carla Maieli, Alejandro Zanga, Juan Pablo Carrasco, Federico Steppes. Se presenta en el teatro “La mueca” Cabrera, 4255, reservas 4867.2155; Viernes, 23 hs.  

Es una historia mix, contada desde un extremo antiguo (por lo poético de los versos, por las imágenes que regalan las escenas) y por momentos, es bien de ahora, ya que las intervenciones en algunos casos refieren a la estructura teatral, dejando afuera la historia que se viene sintiendo.  

Una sola mujer, histriónica y delicada, entre 5 hombres extravagantes que cumplen cada uno una función.  

Mantiene una metáfora permanente y vuelca en los humanos condiciones salvajes a flor de piel. El salvajismo adiestrado, por un par.  

 
Magnus, distinguido desde la ropa hasta el gesto de todo lo demás, coordina el movimiento y ordena los sentimientos con una naturalidad que lo define.

Encuentra a una mujer en la calle, la lleva a su casa (él y ella saben por qué), la lleva a su casa tranquila y ella quiere conocer a sus hijos. Son tres.  

El hijo, perro sumiso y cariñoso, se cobija en su brazo y el no para de acariciarlo.

El hijo, gato verborrágico, huidizo y sigiloso.

El hijo. Un sireno que no terminó de aceptar la orden del padre.

El perro adoptado, un viejo amigo, que no quiere enderezar su espalda.  

La historia sucede en una casa, una familia que no sale al exterior, sus códigos, su mundo interno. No mujeres, hasta ella (digamos la verdad, si, hubo una mujer, pero andá a verla, si no que gracia tiene?) Violencia, víctima y victimario. Manipulación. 

La mujer que está viniendo y llega al ir desarrollando el argumento se ve envuelta en una trampa de la que quiere, y no quiere salir. Muchos mensajes solapados en la riqueza del discurso y sobre lo que entendemos bajo el concepto de respeto, de autoridad, obediencia, belleza y soledad.

Punto bisagra para la chica, cuando se suelta, espléndida.

Es un drama, disfrazado por momentos de comedia entristecida y originalidad.

Las luces hacen su juego, los recuerdos y los relatos de historias pasadas se mezclan con el presente que los une, hasta ocurrir el vuelco que desata lo anudado en el tiempo.   

Una noche con el Sr Magnus e hijos, literalmente así.

Bon appetit!
 

 Cobertura: Laura Soledad Beraldi
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada