miércoles, 23 de julio de 2014

CRÍTICA A LA OBRA TEATRAL "SOLO EN CUATRO PALABRAS"




La Letra asistiò a la obra Solo en cuatro palabras.

Saber desde un principio que los personajes cuentan con solo 4 palabras para cada párrafo, ya invita a la aventura. 

Todo empieza, con uno, como espectador, contando las palabras de los diálogos de una escena de una obra donde una pareja se encuentra girando en el medio de una crisis de celos, histeria y amor.  

El conflicto de la obra se plantea, cuando dos integrantes del publico (dos actrices) en el intervalo, deciden irrumpir en escena e intervenir en el planteo original de la obra, esto toma por sorpresa a las dos actrices originales, quienes al no poder salir del asombro, deciden organizar un juego para salvar la obra y confundir a las espectamigas generando un buen estado de alborto en las dos parejas. 

 El juego resulta ser debelador para las espectamigas quienes por defecto terminan teniendo los mismos conflictos que la pareja protagonista (celos, histeria). 

A esta altura no tiene sentido contarles que nadie se detiene a contar si son cuatro las palabras que cada personaje pronuncia en cada diálogo, (es asi, son cuatro, ni mas ni menos, no las contamos pero confiamos en la buena fe de la gente de la obra), porque el trabajo de las cuatro las actrices es genial, son muy divertidas y expresivas. La escenografía es la correcta igual que la iluminación, porque no necesitas mas que eso.  
 
 

La sala es muy cálida, igual que el teatro. Y la gente con quien nos tocó compartir esta obra, hizo mas placentero todo. 

Carolina Avigliano, una de las protagonistas, le dijo a La Letra: “Lo interesante es no quedarse con lo que está en la superficie y seguir hurgando en los recovecos. Me parece que ésa fue también la propuesta al momento de explorar qué pasaba con una obra que se contaba de esta forma. Es decir, más allá de las cuatro palabras que están en la superficie, cuál es el subtexto que subyace en ellas. Y la comunicación no sólo no se redujo sino que, por el contrario, se potenció. 

Para Alejo Beccar, su director, debe ser un lujo dirigir a cuatro estupendas actrices. La obra está muy bien dirigida, muy bien escrita, y no cae en baches. No da lugar a la dispersión. Hay una correlación entre la historia y el desafío, y vaya si esta muy bien logrado.
 

Funciones: sábados, a las 21hs. 

Teatro La Tertulia: Gallo 826 (CABA) Reservas: 4865-0303
 
 
Crítica realizada por Natalia Dipietro

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada