miércoles, 16 de julio de 2014

ENTREVISTA LITERARIA A LA ACTRIZ CAROLINA AVIGLIANO




LLTV: ¿Podrías mencionar los tres libros más importantes que hayas leído, o que mayormente te hayan constituido como persona? 

CA: Uy, qué pregunta difícil. Es casi inabarcable para responderla. ¿Cómo no sentir que estoy dejando historias afuera? En casa de mis padres siempre se ha leído muchísimo. Y de chica ya contaba con muchos libros y era una fiel lectora en la biblioteca de mi escuela primaria. De la niñez recuerdo clásicos como “Dailan Kifki” de María Elena Walsh, “El niño envuelto” de Elsa Bornemann, “Viaje al centro de la tierra” de Julio Verne y “Mujercitas” de  Louis May Alcott. Luego en la adolescencia, me fasciné con la conversación que Dios, el Diablo y Jesús tienen sobre una balsa en “El Evangelio según Jesucristo” de José Saramago; el realismo mágico de “La Casa de los Espíritus” de Isabel Allende y el mundo interno de Rodión Raskólnikov en “Crimen y Castigo” de Fiódor Dostoievski.  Ya en esa época empecé a estudiar teatro, así que mi paso a la adultez vino acompañado con la lectura de innumerables textos teatrales. “Antígona” de Jean Anouilh, el personaje de Adela en “La casa de Bernarda Alba” de Federico García Lorca, Alma en “Verano y Humo” de Tennessee Williams fueron personajes que siempre amaré interpretar y que marcaron mi amor por el teatro (no sólo como literatura sino también como profesión y forma de vida). 

LLTV: ¿Último libro que leíste? 

CA: Lo último que leí fue “Y las Montañas Hablaron” de Khaled Hosseini, un autor que vengo siguiendo porque me gustan las temáticas de sus libros y la sensibilidad a la hora de hablar sobre los vínculos. Sus otros dos títulos “Cometas en el Cielo” y “Mil Soles Espléndidos” me habían fascinado. Si bien me gustó, “Y las Montañas Hablaron”, no me atrapó tanto como los anteriores. 

LLTV: ¿Escribís? ¿En qué circunstancias lo haces? 

CA: Mi otra gran pasión, aparte del teatro, son los viajes. Tuve la suerte de conocer y recorrer muchísimos lugares. Soy una viajera incansable. Los viajes, como el Teatro, implican aventura, asumir riesgos, atreverse a lo desconocido. Viajar es también una experiencia sensorial. Y hace unos años, la escritura se me presentó en forma blog de viajes. Allí, me siento libre para dejar mis sensaciones al conocer nuevos lugares, para plasmar el impacto ante otras culturas  o compartir lo vivido no sólo con mis familiares y amigos sino además con otros amantes de los viajes.  

LLTV: ¿Qué libro te marcó algo para siempre y por qué? 

CA: No sé si me marcaron para siempre, pero sí me llegaron al alma y los abracé al terminarlos. Por un lado puedo citar “El Corazón Helado” de Almudena Grandes, una novela que habla de amores e intrigas familiares y que tienen su origen en la época del franquismo español. Por otro lado, otra trilogía española: “La Sombra del Viento”, “El Juego del Angel” y “El prisionero del cielo” de Carlos Ruiz Safón que está situada en la Barcelona de la primera mitad del siglo XX y que tiene personajes entrañables. Finalmente, no puedo dejar de mencionar a Jorge Luis Borges y el impacto que sentí al leer por ejemplo “Ficciones”, y en particular “Las Ruinas Circulares”, “La Biblioteca de Babel” o “El Jardín de los Senderos que se Bifurcan”… 

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a tomar un café, y por qué? 

CA: Al japonés Kakuro Ozu y la portera Renée Michel, ambos personajes de la novela “La Elegancia del Erizo” de Muriel Barbery. Creo que con ambos podrían surgir charlas muy interesantes y hasta me animaría a hacerles de “Celestina”. Y ya que estamos fantaseando, tendría una buena charla con Borges, tal como la tienen los personajes de “Cita a Ciegas” la obra del autor Mario Diament. 

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a comer en tu casa dispuesta a divertirte y pasar un buen momento, y por qué? 

CA: A Félix Aranda el vecino de la modista Sira de “El Tiempo entre Costuras” de María Dueñas. Félix es artista, divertido, parlanchín y experto en dar los consejos justos. ¡Lo invitaría sin ninguna duda! 
 
 
LLTV: ¿Recordás haberle leído a alguien en voz alta alguna vez, haber sostenido una lectura compartida? 

CA: Claro, en mi profesión de actriz y directora teatral la lectura en voz alta muchas veces forma parte del proceso de ensayos a la hora de poner un espectáculo. También he participado en ciclos de teatro semi montado bajo la dirección de Santiago Doria y ha sido una experiencia muy grata. Por otro lado, como docente de teatro, la lectura en voz alta también es un recurso pedagógico que suelo emplear ya sea como disparador de experiencias o como inicio para el montaje de escenas. 

LLTV: ¿ Recordás qué libro te generó muchísima expectativa y te defraudó en la misma o mayor proporción? 

CA: No es que me hayan defraudado pero sí no supieron engancharme. Igual es más un tema de autores que de libros. Me ha sucedido eso con Sandor Marai o Haruki Murakami, por ejemplo. 

      LLTV: ¿Cómo fue preparar tu papel para “Solo en Cuatro Palabras” obra que se presenta todos los sábados, a las 21hs, en el Teatro La Tertulia: Gallo 826 (CABA)?   

CA: En “Sólo en cuatro palabras”, la regla es que ningún parlamento tiene más de cuatro palabras.  Es un espectáculo que rompe la cuarta pared, hay teatro dentro de otra obra de teatro lo cual la hace muy interesante. En particular, respecto a mi personaje, fue muy divertido a la hora de ir construyéndolo. “Camila” comienza siendo una chica tímida y su línea de acción se va viendo sumamente modificada  animándose a experiencias nunca antes imaginadas. Esa es una de las cosas que más me gustaron del personaje: la progresión que va teniendo en escena y las posibilidades de cambio; porque en definitiva somos todos como capas de cebollas y nunca sabemos cuánto más podemos seguir pelando. Lo interesante es no quedarse con lo que está en la superficie y seguir hurgando en los recovecos. Me parece que ésa fue también la propuesta al momento de explorar qué pasaba con una obra que se contaba de esta forma. Es decir, más allá de las cuatro palabras que están en la superficie, cuál es el subtexto que subyace en ellas. Y la comunicación no sólo no se redujo sino que, por el contrario, se potenció.   

      LLTV: ¿Cuáles son las expectativas en cuanto a la recepción del público, y a su vez cómo reaccionan tras ver la obra? 

CA: En cuanto a la recepción del público estamos muy contentos. Y hay todo tipo de devoluciones. Algunos vienen sabiendo esto de las cuatro palabras y muchas veces nos cuentan que al inicio van contando las palabras de cada frase pero que luego se distienden porque la acción los va atrapando en lo que pasa. Otros, en cambio, aun sabiendo de la propuesta la dejan al margen y se entregan directamente a la historia y a la desfachatez de las espectadoras al irrumpir en escena.  La obra viene funcionando muy bien, tiene momentos de humor, otros de tensión y un final bastante inesperado al estilo de género fantástico. Pero no sigo hablando más, los invito a venir a vernos! 

LLTV: ¿Proyectos para lo que queda del 2014 y para el próximo año?

CA: Por el momento continuar con las funciones de la obra “Sólo en cuatro palabras” de Alejo Beccar en La Tertulia. A partir del mes de Noviembre, estaremos estrenando la obra “Corazón de Wasabi” de Jorge Tomás en el Teatro Becket.
 
 
Entrevista Walter Gómez
 
 
Nota: Solo en cuatro Palabras - Funciones: sábados, a las 21hs.
          Teatro La Tertulia: Gallo 826 (CABA) Reservas: 4865-0303
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada