martes, 2 de junio de 2015

CRÍTICA A LA OBRA TEATRAL "LAS DE BARRANCO"



¿Cómo comenzar?...no es perfecta, es inverosímil, espeluznante...

Doña María, su egoísmo, su desplazamiento constante, pausado, espantoso...una mujer fuerte y débil al mismo tiempo...una mujer absorbente hacia su hija Carmen (como la ópera de Georges Bizet), irónica e invencible, por un lado y "lesionada" por el otro.

  Carmen, sumisa, bella, humilde y romántica, busca su amor verdadero, sin excusas ni preferencias. Rocamora, Morales, Barroso y Castro, la pretenden, el primero, dueño de una casa fúnebre, intenta complacerla con su riquezas. Morales la ama sanamente, quiere lo mejor para ella, sabiendo que Carmen no va a entregarse a él. Barroso es dentista, un ser peculiar, un tanto insano y con una locura exorbitante. Castro es el cobrador, quien por la sonrisa de Carmen deja pasar varias deudas a Doña María...

Pepa y Manuela, hermanas de Carmen, celosas de ella, en busca de un novio para salir de "esa casa", y Petrona, la prima, en el mismo estadío enamoradizo...

  La aparición de Linares, un escritor, cambia rotundamente la vida de la humilde joven y de la madre absorbente...ya nada va a ser igual...todo cambiará...Carmen y Linares desatan el bello y agraciado conflicto. Comenzará el "juego histérico".

  "Yo no he nacido para vivir así" implora Carmen a su madre, quien ella subestima y en todo momento la desea y la utiliza para querer cubrir sus necesidades. Y por sobre todo, para lidiar con su egoísmo tan puro y nato ante su hija...se opone al amor. Morales juega un rol mucho más que importante, "Es preciso resignarse...hasta hoy su egoísmo ha imperado, pero hay algo que lo combatirá...el amor. Usted inspira temor, pero no respeto". Inconcebible cláusula de éste personaje, perfecta. Cierra un gran ciclo en el sentimiento de Doña María...
  
El espacio teatral, simple, sencillo, luces tenues, anaranjadas y claras, dos sillas y una mesa ratona central...perfecta para la ocasión...
  
 El desenlace, ese miedo a la soledad...el egoísmo en "carne pura", el horror...¿Acaso qué hacer cuando ya no hay vuelta atrás y es uno es víctima de sus propios miedos? ¿Por qué "cortar las alas" a la persona que "supuestamente" amamos para enterrar nuestros mayores miedos?...

Excelente interpretación y creación actoral, desarrollo artístico y perfecta noción de la época en la que transcurre la obra original adaptada.

Ficha Técnica:
Autor: Gregorio de Laferrere.
Dirección general: Lorena Bruquetas.
Elenco: Lorena Bruquetas, Karina Morsa, Andrea Molina, María Eugenia Martínez Allende, Sofía Ramundo, Ariel Dabbah, Jorge Ferreiro, Daniel Strada, Gerardo Longo y Joaquín Facchini.
Diseño de Vestuario: María Eugenia Martínez Allende.
Maquillaje y Peinado: Maria Fernanda Loscalzo.
Fotografia: Noelia Pirsic.
Diseño de sonido: Lorena Bruquetas.
Jefa técnica: Valeria Saavedra.
Operadora técnica: Andrea Pérez.
Arte y diseño gráfico: Leonardo Cerrizuela.
Coordinadora de producción: Andrea Molina.
Asistente de dirección: Daniel Strada.
Prensa y difusión: Laura Mathieu, Mariano Di Nardo  y Hola! Prensa & Difusión - www.holaprensaydifusion.blogspot.com.ar
Teatro: Teatro Colonial, Paseo Colón 413 (Esquina Av. Belgrano), C.A.B.A – Argentina.
Funciones: Todos los sábados a las 20hs.
Reservas: 4342-7958. Costo entrada $100 (Descuento para jubilados $80).
Estreno: 16 de mayo 2015.
Finalización: 29 de agosto 2015.


Crítica: Florencia Campetelli

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada