lunes, 4 de agosto de 2014

CRÍTICA A LA OBRA DE TEATRO "FAROS DE COLOR"


Sábado 2 de agosto, noche rara en nuestra querida Buenos Aires. Rara nos referimos al clima: calurosa y pegajosa para la época del año. Gente caminando en mangas cortas. Pronóstico de tormentas fuertes confirmado por los rayos y destellos que se ven allá lejos, viniendo desde el río. Todo eso se transformaría en abundante aguacero un par de horas mas tarde. Y aún así, la noche no se detiene, la avenida Corrientes es una marea humana que se desplaza en distintos sentidos y hacia diferentes atracciones: Cines, librerías, bares, restaurantes, vidrieras y...TEATRO !!! Y está muy bien, si no fuese así, no sería la Avenida Corrientes...
Y hablando de teatro, La Letra tal Vez tenía una cita imperdible. En "La Casona Iluminada" (Av. Corrientes 1979, CABA Tel. 4953-4232 todos los sábados, 21 hs.) nos esperaba nada menos que la obra Faros de Color. La recepción que nos brindaron no podía ser mejor, su directora María Luisa Estiz, conversó con nosotros muy gentilmente acerca de su trabajo, copa de vino mediante (un excelente vino mendocino que ella mismo nos invitó) también nos contó sobre su admiración al trabajo que realiza "La Letra tal vez" en la difusión de todo lo que se refiera a expresión artística. Un lujo y un orgullo para nosotros !

Un rato mas tarde ya estábamos disfrutando de la obra de Javier Daulte, que fue estrenada en el año 1999 en "El galpón del Abasto" con actuaciones, en aquel entonces, de Carlos Belloso, Gabriela Izcovich y María Onetto.
En el presente quienes se lucen en escena son: Paula Badariotti, Flavio Abraldes y Constanza Raffaeta. La escenografía se maneja tan solo con una puerta al fondo del escenario y otra de costado, por donde los actores realizan sus entradas y salidas. La obra gira en torno de un matrimonio, Jeremías y Rafaela, que al volver de una fiesta, planea el asesinato de la pareja de la mejor amiga de ella, Margaret, una singular veterinaria que tiene el cuerpo reconstruido en plástico a causa de un accidente. Mediante el procedimiento escénico por el cual un mismo actor interpreta dos personajes masculinos, interviene también un cuarto personaje, Carlos (quizá hijo, gemelo, o doble de Jeremías.)
El encuentro de estos personajes se desarrolla a lo largo de una noche en la que Margaret es invitada para sacrificar el perro de la familia. Una obra que se presenta como despojada. Con actuaciones muy sólidas en los tres casos (la escasa escenografía, potencia sus trabajos) sin que haya nada para ver, ellos nos hicieron ver la cocina de la casa, el perro, el mar y los faros... La dirección es impecable desde todo punto de vista. Se observa el trabajo sobre los detalles. Por momentos críptica y de alta dramaturgia, sobresale Faros de Color por el excelente trabajo.

Su directora, María Luisa Estiz, le dijo a La Letra en la reciente entrevista literaria que le pudimos hacer: 

"La obra maneja el concepto de incertidumbre, nunca termina de explicar los hechos, las relaciones. Eso me encanta. La pieza propone un pensamiento y una reflexión por parte del espectador. 

La duración es tal vez un poco corta, cuarenta minutos, nos dejó con ganas de un poco mas...cuando estábamos ingresando al mejor clima, de repente se desarrolla el final de la obra !

No se la pierdan!!! 

La Casona Iluminada, Av. Corrientes 1979.


Crítica: Ariel F. Gómez
Prensa: Carolina Resnik




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada